El calor y el peligro de las playas

Hace un calor espantoso en NY: estas últimas semanas las temperaturas rondan los 32-35 grados de máximas, con mínimas de entre 20 y 22. Sí, parece que me quejo de vicio, y sé que no es tanto como en España. Pero es que con la humedad relativa que tenemos aquí, que durante el día está entre el 70% y 80%, la sensación térmica es de al menos 5 grados más de lo que marca el termómetro, y puede llegar hasta los 42 o 45 grados sin pestañear. Con esto, los neoyorquinos acuden en masa a sitios fresquitos donde tomarse un respiro. Fuentes, piscinas, e instalaciones especiales para mojarse un poco. También centros comerciales, comercios y supermercados, con el aire acondicionado a tope y en los que te acabas muriendo de frío. Pero lo que sea para huír del sol, que pica mucho.

Instalación con vapor de agua junto al Unisphere. Flushing Meadows Corona Park, Queens, NY.

¿Y qué pasa con las playas? Bueno, pues este año las playas están teniendo… bastantes problemas. Resulta que desde que se abrieron el pasado 31 de mayo, se han registrado muchos más avistamientos de tiburones de lo normal, e incluso ha habido varios ataques leves. Tanto es así, que en plena ola de calor, la gobernadora Kathy Hochul decidió cerrar temporalmente las playas de Long Island, consternando a cientos de acalorados ciudadanos (se puede leer la noticia aquí). Curiosamente, no es el único estado donde se han visto tiburones, ya que en las costas de Connecticut, Rhode Island y Massachussets también hay muchos más de lo esperado. Se dice que las altas temperaturas del agua los atraen a la costa, al igual que a los delfines, ballenas y otros animales marinos.

Carteles de advertencia a la entrada de varias playas en Cape Cod, Massachussets. No dan ganas de bañarse 😅

Hace unas semanas estuvimos en una playa en Provincetown, en Massachussets, y se podía notar que había miedo a meterse demasiado dentro del agua. Por la mañana se habían visto tiburones y la gente no se sentía segura. Pero el mar estaba lleno de vida: gaviotas, charranes, cormoranes buceando a nuestro lado… A lo lejos, de vez en cuando, se podía ver el chorro de la respiración de alguna ballena. Y un poco antes de ir a la playa, habíamos visto dos focas grises en el puerto, para nuestra alegría. Así que nos metimos hasta la cintura en un agua absolutamente helada, y nos volvimos a la orilla con relativa rapidez mientras nos daba la risa floja. Al día siguiente, leí en una noticia que en esa misma playa habían visto una carabela portuguesa… También estuvimos de pasada en la costa de Newport, en Rhode Island, y pudimos ver como la gente estaba en la playa sólo tomando el sol y disfrutando de paseos por la orilla. Y las rocas llenas de cormoranes y correlimos.

Preciosa vista de la playa de Race Point, Provincetown, Massachussets. Se puede ver como la poca gente que hay no se mete en el agua.

Es curioso como en este país estamos tan en contacto con la vida salvaje, siempre me maravillo de ello. Y pese a que este calor horrible sea consecuencia del calentamiento global, me alegra ver que al menos hay tantos animales que lo sobrellevan. Y si el no bañarnos en las playas les deja su espacio, pues tampoco pasa nada, ¡que siempre nos quedan las piscinas!

Naturaleza salvaje

Halloween está a la vuelta de la esquina, y el tiempo empieza a refrescar bastante. Así que las ganas de hacer actividades al aire libre son ahora muy altas, porque sabemos que dentro de poco va a hacer demasiado frío. Además, los árboles están preciosos y todo esto está lleno de senderos para andar y hay animales por doquier. Pero este hecho, que es muy atrayente, puede también ser directamente peligroso. Es por ello que os quería enseñar fotos de algunos carteles de advertencias de animales salvajes que hemos encontrado en nuestros viajes por Estados Unidos. Estos carteles se encuentran normalmente en zonas públicas y dan información y precauciones a tomar con los animales que puedes encontrarte cerca. Como norma general, es importante no dar de comer a ningún animal salvaje y procurar dejarles espacio. Esto es verdad para todos, desde ardillas hasta ciervos, que parecen inofensivos, pero igual no lo son tanto. Sobre todo porque muchos transportan garrapatas… Normalmente no pasa nada, pero hay que ir con cuidado. Porque la naturaleza es maravillosa, pero también hay que respetarla.

Osos

Cartel encontrado cerca de Chapel Pond, en Keene Valley, NY.

Los osos no son ninguna broma, y en el norte no es tan difícil encontrárselos. En una carretera preciosa, paramos para ver las vistas y nos encontramos este cartel, cerca del comienzo de una ruta de senderismo. En él podemos leer, malamente, lo siguiente:

¡Atención! Actividad alta de osos negros

GUARDE la comida, la basura, la comida de animales o los artículos de aseo en su vehículo o en un contenedor a prueba de osos.

NUNCA deje comida, neveras o mochilas desatendidas.

NO coma en el mismo sitio en el que duerma.

NUNCA dé comida a un oso.

Si el oso se aproxima, HAGA RUIDO y RETROCEDA DESPACIO, NO CORRA.

La última línea no es muy legible, pero entiendo que pide que se reporten los encuentros con osos al DEC (Department of Environmental Conservation o Departamento de Conservación Medioambiental).


Coyotes

Cartel encontrado en el parque estatal Brenton Point, en Newport, RI.

Los coyotes pueden llegar a ser bastante peligrosos, pero también pueden resultar simpáticos porque parecen perros, un poco como le pasa a los zorros, o a los coydogs (el híbrido de perro y coyote).

Este cartel nos lo encontramos visitando Nueva Inglaterra, no muy lejos de Newport, que es una ciudad muy turística en verano. Este punto, cerca de una zona de picnic al lado de un parque, era también el comienzo de un parque nacional. Podemos leer:

Aquí viven coyotes

Alimentarlos va en contra de la ley.

Por favor, quite o elimine cualquier desperdicio comestible, incluyendo comida de picnics, fruta y otros snacks, y cualquier cebo o restos de limpiar pescado.

Los restos de comida aumentan el tránsito de coyotes y las oportunidades de que interactúen con personas y mascotas. También atraen a otros animales carroñeros como mapaches o mofetas.

¡Ayúdenos a mantener la vida salvaje, salvaje!


Tiburones

Cartel encontrado en la playa Lighthouse, en Chatham, Cape Cod, MA.

¿Puede haber algo más terrorífico que llegar a una playa para bañarte y encontrarte este cartel en la entrada? Desde luego, a mí me impactó. En el cartel se lee:

PELIGRO

Grandes tiburones blancos cazan focas en las aguas poco profundas de esta playa. A lo largo de esta costa, los tiburones blancos han matado y herido de gravedad a varias personas

Conozca el riesgo cuando se meta dentro del agua.

Descarge la aplicación Sharktivity para recibir alertas y comunicar avistamientos.

A mí lo de la aplicación me alucina, pero la verdad es que es útil…

¡Por cierto! Dato «divertido»: ¡A muy poca distancia de esta playa se grabó la película de Tiburón (Jaws)! 🤭


Focas

Cartel encontrado en el parque nacional Breezy Point Tip, en New York.

Parece como que las focas fueran solamente de climas polares, pero aquí también hay. Son relativamente frecuentes en la costa, sobre todo en playas apartadas de los turistas, playas privadas (las cuales hay muchísimas más de lo que parece) o playas protegidas.

Este cartel lo encontramos en una playa de un parque nacional, pero muy cerca de la ciudad: justo debajo de Brooklyn, y con vistas de Manhattan de lejos. Podemos leer lo siguiente:

Es normal ver focas o cachorros de focas solos en la playa. Este comportamiento es conocido como arrastre o descanso.

Permanezca a 150 pies de las focas (la longitud de tres autobuses escolares).

No acose, toque, alimente, dañe o moleste a las focas.

El acoso sucede cuando nuestro comportamiento cambia su comportamiento.

Mantenga a las mascotas con correa.

Limite el tiempo que está con los animales a menos de 30 minutos.

Recuerde que las focas son animales salvajes que pueden morder y transmitir enfermedades.

Si una foca aparece herida o enferma, llame al teléfono 24 horas de New York Stranding Hotline.


Garrapatas

Cartel encontrado en el Saratoga Spa State Park, en Saratoga Springs, NY

Las garrrapatas puede que sea el animal más peligroso que haya por aquí. Y el motivo es lo sencillo que es que te pique una y que sus picaduras pueden tener consecuencias graves si no se tratan, como la enfermedad de Lyme. Por eso, es bastante normal que haya carteles advirtiendo de ellas en cada parque, y no es difícil comprar repelente para ellas en cualquier supermercado. Es más, es muy recomendado, sobre todo en verano.

Hay que decir también que los ciervos son uno de los principales vectores de transmisión de garrapatas. ¡Así que ni se os ocurra tocarlos!

Este cartel es una captura de pantalla de una excusión que hicimos por una ruta en el parque estatal de Saratoga Springs, al norte de Albany. En el cartel pone lo siguiente:

PELIGRO

Las garrapatas en este área PUEDEN causar.

ENFERMEDAD DE LYME y otras enfermedades transmitidas por garrapatas.

Para evitar mordeduras de garrapatas:

  • Considere usar repelentes de insectos; siga las instrucciones de la etiqueta.
  • Camine por el centro de los senderos, evitando la hierba alta y los arbustos de los bordes del camino.
  • Busque diariamente garrapatas en usted, sus hijos y sus mascotas.
  • Extraiga cuidadosamente las garrapatas que estén adheridas. Unas pinzas de punta fina es el método que mejor funciona.
  • Dúchese justo después de estar al aire libre.

Poca broma las garrapatas, vamos siempre con cuidado. Porque además, ya conocemos a alguna persona a quien le han mordido 😥.


¡Espero que os haya parecido curioso! Y que hayais aprendido sobre los encuentros con la vida salvaje de aquí. Hay muchos más animales, y muchos más carteles curiosos, intentaré ir recopilando más de ellos. ¡Para que no digáis que no os he advertido!